The Universe in the Classroom

¿Y Si la Luna No Existiera?

Peores Oleajes para el Deporte de Surfing

Hay muchas otras diferencias entre la Tierra y Solon que sus estudiantes pueden descubrir, y hay otras innumerables alternativas de la Tierra, algunas de las cuales se mencionan en mi libro. Ahora permítanme recurrir a una manera en que yo he usado muy efectivamente las preguntas "¿y si...?" empezando desde el 4o. grado hasta la universidad.

Normalmente empiezo preguntándole a la clase lo que creen sería diferente si la Luna no existiera, o si el Sol estuviera más cerca de la Tierra, o si una estrella explotara cerca de nosotros. Aquí hay algunas respuestas comunes a la pregunta "¿Y si la Luna no existiera?"

Después de repasar estas ideas y de corregir las equivocadas, como la desaparición de las mareas, presento los resultados astronómicos más importantes: (1) El día duraría ocho horas, (2) los vientos serían mucho más fuertes, (3) la vida compleja tal vez aún no existiría y (4) cuando la vida apareciera, su biología sería diferente.

Al darse cuenta de estos resultados, los estudiantes empiezan a reconsiderar sus ideas para darle sentido a esta nueva información. A veces esto les resulta desconcertante, pero tienen muchas ganas de entender como estas ideas pueden estar correctas. Después sigo adelante estudiando las propiedades de Solon descritas anteriormente.

Me encantó el saber que muchos maestros de secundaria y preparatoria en los Estados Unidos están usando el libro "¿Y Si la Luna No Existiera?" (What If the Moon Didn't Exist?) para ayudar a enseñar sobre la Tierra y el espacio. Tales proyectos generalmente se hacen en grupos de tres o cuatro. Es útil el hacer preguntas específicas sobre la Tierra alternativa a los estudiantes. Por ejemplo: "¿Cómo diferiría la temperatura si el Sol fuera más masivo?" "¿Qué les pasaría a los humanos si la capa de ozono disminuyera un 25 por ciento?" John Hilker en Union, Maine, hace que sus estudiantes exploren tales preguntas de "¿y si...?"; ponen las ideas que elaboran en la computadora y las graban en video casetes. Hilker nos ha ofrecido dar respuesta a sus preguntas sobre este trabajo. Usted puede comunicarse con él (en inglés) a: A.D. Gray Middle School, P.O. Box 329, Waldoboro, Maine 04572, EE.UU.

En mi curso universitario de introducción a la astronomía, yo solicito a los estudiantes que escriban un artículo corto (2,000 palabras) describiendo una de las siguientes tres cosas: explicar con más detalle (o hasta tratar de refutar) la ciencia en uno de los capítulos de mi libro, extrapolar una idea hacia un punto de vista que yo no tomé o formular una nueva pregunta "¿y si...?" y explorar algunas de sus implicaciones.

Al usar preguntas "¿y si...?" en la clase, vale la pena tener en cuenta que los estudiantes que extrapolan los efectos de ideas nuevas encontrarán dos situaciones diferentes: cambios directos de la nueva versión de la Tierra y cambios indirectos que resultan de los cambios directos. Los cambios directos resultan de la variación astronómica, como la rotación más rápida de Solon y mareas más bajas. Los cambios indirectos son más desafiantes, como los vientos más fuertes, un paso más lento de evolución, relojes biológicos más rápidos y la necesidad de soporte robusto contra los vientos fuertes. Muchos cambios secundarios causan a su vez otros cambios; tal jerarquía puede ser explorada con mapas de conceptos o con diagramas de flujo.

Para inferir ideas sobre cambios indirectos, yo hago preguntas sobre los efectos de los cambios directos en cosas específicas que existen ahora. Por ejemplo: "¿Qué efecto tendrían los vientos constantes y fuertes en las comunicaciones orales en Solon?" Bueno, sabemos por experiencia que los vientos fuertes dificultan el hablar y el escuchar. Por lo tanto, a lo mejor el habla no se hubiera desarrollado en Solon. Tal vez un órgano que cambiara colores o se moviera como una bandera de semáforo llegaría a ser el método de comunicación preferido para las formas de vida avanzadas, o ¿quién sabe?

Al hacer que los estudiantes se den cuenta del poder de la pregunta "¿y si...?", les damos otra herramienta intelectual para ayudarles a enfrentar un mundo cada vez más complejo.

NEIL F. COMINS es profesor de física y astronomía en la Universidad de Maine en Orono. Es autor de "¿Y Si la Luna No Existiera? Viajes a Tierras que Podrían Haber Sido" (What If the Moon Didn't Exist? Voyages to Earths That Might Have Been) y de "Descubriendo el Universo" (Discovering the Universe, cuarta edición, con W.J. Kaufmann III). Su dirección electrónica es galaxy@maine.maine.edu.

(c) 1996 Neil F. Comins. Todos los derechos reservados. Para mayor información sobre el Dr. Comins y su trabajo, favor de dirigirse a: Maria Carvainis Agency, 235 West End Ave., New York, N.Y. 10023, EE.UU., teléfono 212-580-1559.

Traducido por Ana V. Torres Dodgen

<< previous page | 1 | 2 | 3 |

back to Teachers' Newsletter Main Page