The Universe in the Classroom

La Contaminación Lumínica

Héroes y Villanos de la Luz y Artefactos de Iluminación

Si queremos reducir los efectos de la contaminación lumínica, debemos aprender acerca de los buenos y malos tipos de artefactos utilizados para la iluminación exterior. Algunos de ellos son héroes: los que ahorran energía, los que alumbran en forma directa donde se necesita y que añaden luz a nuestro ambiente nocturno. Los otros se consideran villanos, aquellos que desperdician energía, que dirigen la luz a todas las direcciones, los que producen resplandor y arruinan la belleza de la noche.

Los Villanos

Globos (esferas) y aparatos similares. Estos artefactos se componen usualmente por una "bola" o cilindro hecho con un material transparente o translúcido con una bulbo eléctrico en el interior, ubicada encima de un polo. Lucen atractivos durante el día cuando están apagados. De hecho, este tipo de artefactos se eligen sólo debido a este aspecto estético.

Estas luces son villanas porque cuando se encienden de noche, irradian no sólo en la dirección donde se necesita la iluminación, sino que en todas las direcciones; más de la mitad de la luz se dirige hacia arriba incrementando el resplandor del cielo y a las veredas haciéndolas incandescentes. Por otro lado, mucho del resto de la luz que emiten no produce ningún trabajo útil en ayudarnos a ver las cosas que necesitamos.
L.A. at night
Tantas carteleras, demasiada luz desperdiciada.
Carteleras y anuncios encendidos desde el fondo. Observa las carteleras de tu ciudad. ¿Cómo se iluminan?, en la mayoría de las ciudades, se hace desde abajo y no desde arriba. Si uno ve estos anuncios en la noche, especialmente cuando hay neblina, uno puede ver fácilmente como sube la luz, la que sólo parcialmente ilumina el letrero, el resto rebota en otras superficies y se dirige hacia el cielo.
Estas son las luces villanas, las cuales tienen un impacto adverso sobre el resplandor urbano. ¿Podríamos convertirlas en héroes? Fácil, si iluminamos estos letreros desde arriba de forma tal que toda la luz dé sobre este anuncio, la luz se reflejaría desde el anuncio hacia la tierra y luego desde la tierra hacia arriba. Esto reduce la cantidad de luz emergente en forma importante.

Lámparas de Vapor de Mercurio. Aunque estas lámparas no son muy eficientes en cuanto a la energía y a menudo están instaladas en aparatos antiguos e ineficientes que aumentan la contaminación lumínica, estas aún existen en un gran número en muchos lugares y todavía se venden por millones. ¿Por qué?, porque son engañosamente baratas. Estas lámparas no son muy costosas, pero tienen altos costos de operación, más que cualquier lámpara eficiente diseñada para ahorrar energía; durante su vida útil, terminan costando a sus dueños mucho más que las lámparas modernas. Además el estilo de estos aparatos de iluminación usados por lámparas de vapor de mercurio es usualmente poco atractivo e ineficiente.

¿Cómo reconocemos a estos villanos?, es simple, sólo busque su notoria luz azul-blanca. Las lámparas de vapor de mercurio a menudo constituyen las fuentes de iluminación en las luces de seguridad que se prenden en la tarde o noche o en las "luces de establos" que se utilizan en las áreas rurales.

Luces mal dirigidas. Los héroes de las luces se pueden transformar en villanos, sí estos artefactos están mal apuntados o mal instalados, por esta razón, la instalación de luces donde no se requiere o no se necesita, como por ejemplo, en las ventanas de nuestra habitación o en forma directa a los ojos de un conductor de auto, son ejemplo del uso incorrecto. Uno debe instalar y apuntar las luces de forma bastante cuidadosa, para así obtener el mejor rendimiento y un menor efecto de encandilación. Por otro lado, en la mayoría de los casos, estos artefactos eléctricos se instalan de día y nunca se revisan o se calibran durante la noche para lograr un mejor rendimiento.

Artefactos de iluminación no direccionales, montados en la pared. Todos hemos visto a estos villanos en acción. Tal artefacto, sin importar qué tipo de luz irradia, se monta usualmente en la pared, a menudo en la parte superior de una puerta o simplemente en la pared de un edificio. El dueño de esta construcción quiere iluminar la entrada o el área alrededor de éste para mejorar la visibilidad y mantener a los criminales alejados, pero está equivocado, ya que la encandilación que producen estas luces hace difícil el poder ver bien a los visitantes y, de este modo, ayuda a los criminales quienes están al acecho en la cercanía de la oscuridad listos para cometer sus fechorías. Por otro lado, las luces de este tipo no hacen nada para añadir algo positivo tanto al ambiente como al atractivo del edificio; ellas probablemente repelen más clientes de lo que atraen. Sin embargo, tales luces se pueden convertir en héroes, si añadimos una buena protección que elimine el efecto de encandilación y que dirige la luz donde se necesite.

Aparatos refractores colgantes. Estos aparatos se encuentran en cualquier lugar. Nuestros postes de luz son refractores colgantes o "cabezas de cobra", debido al "cuello" de apoyo y a la "cabeza" brillante donde se monta la lámpara. Estos aparatos poseen una protección de vidrio o refractor, la cual se encuentra "colgando" (cuelga debajo del aparato) y desde la cual la luz que emana este poste cubre la superficie de la calle en ambas direcciones. Algunos aparatos de este tipo poseen un bastante buen control sobre la emanación de la luz, pero la mayoría no, y son muy encandilantes.

Otros aparatos no tan caros a menudo no tienen nada mas que un tipo de cilindro de vidrio, el cual dirige la luz en forma horizontal desde el artefacto; usualmente estos dispositivos son una gran fuente de brillo. En algunos casos, "el refractor" no es sino un escudo de brillo ineficiente, que ayuda de cierto modo a propagar la luz de la lámpara sin protección. La luz que proviene de un poste de iluminación configurado de esta forma es casi inútil porque cuando ilumina una superficie (incluyendo el suelo), la luz resulta demasiado tenue para proveer una buena iluminación y se convierte en luz desperdiciada.
Before low-pressure sodium lights After low-pressure sodium lights
Corrección del problema. Cambios locales pueden reducir sustancialmente el problema de la contaminación lumínica, tal como lo muestran estas fotografías de la Universidad de Arizona en Tucson. Antes (izquierda), la Universidad usaba 400 watt en lámparas de vapor de mercurio; posteriormente la Universidad accedió a reemplazar estas luces brillantes con lámparas de sodio de baja presión de 135 watt. (a la derecha). Se incrementaron los niveles de luz en las áreas de oscuridad, se utilizó menos energía y se redujo el brillo del cielo de forma notable.

<< previous page | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | next page >>

back to Teachers' Newsletter Main Page