The Universe in the Classroom

Una buena definición de la palabra "planeta":¿una misión imposible?

2) El problema con Plutón

Uno de los problemas que quedan se ilustra a través de la "controversia de Plutón". Durante los últimos años, hubo una acalorada discusión pública acerca de si nuestro noveno planeta realmente se merece tal nombre. Ya que Plutón orbita alrededor de una estrella y es mucho menos luminoso, satisface sin lugar a dudas la definición entregada anteriormente. El problema de hecho no atañe Plutón, pero un gran número de otros cuerpos en nuestro sistema solar que también cumplen con esa definición, pero que no se llaman planetas. Quizás el más notable de estos es Ceres, el asteroide más grande. Ceres fue descubierto a través de una búsqueda deliberada motivada por la Ley de Bode de espaciamientos planetarios (una ley que aún no comprendemos cabalmente y que, de hecho, no funciona con los nuevos descubrimientos). Los planetas que se conocían en el siglo XVIII cumplían todos con esta ley, pero el cuarto aparentemente faltaba (entre Martes y Júpiter). Cuando Piazzi encontró un objeto en la órbita derecha, este fue llamado el cuarto planeta. Era sorprendentemente chico, pero Mercurio tampoco es mucho más grande que nuestra Luna (y aún más pequeño que las lunas más grandes de Júpiter y Saturno).

Ley de Bodes
Distancia según la Ley en U.A. Distancia Real Planeta
(0 + 4) /10 = 0.4 .4 Mercurio
(3 + 4) /10 = 0.7 .7 Venus
(6 + 4) /10 = 1.0 1.0 Tierra
(12 + 4) /10 = 1.6 1.52 Marte
(24 + 4) /10 = 2.8 2.1-3.5 Asteroides
(48 + 4) /10 = 5.2 5.2 Jupiter
(96 + 4) /10 = 10.0 9.5 Saturno
(192 + 4) /10 = 19.6 19.2 Urano
(384 + 4) /10 = 38.8 30.1 Neptuno
(768 + 4) /10 = 78.0 39.6 Plutón

Para saber más de esta relación, visite: http://ourworld.compuserve.com/homepages/jbstoneking/jbspage4.htm (se abrirá una nueva ventana.)

El estatus de Ceres como el cuarto planeta fue puesto en duda sólo unos cuantos años más tarde, cuando Vesta y Juno (asteroides más pequeños) se encontraron en orbitas similares. Herschel (quien anteriormente había sido el único que encontró un planeta (Urano) por casualidad) empezó por cuestionar si alguno de estos realmente era un planeta, ya que todos los planetas "verdaderos" tenían su propia orbita. Tal concepto, por supuesto, no había sido parte del acuerdo de lo que es "planeta" (y tampoco apareció en nuestra definición dada anteriormente). Sin embargo, ganó la disputa en la medida en que se descubrieron asteroides. Es de sospechar que esto se debía en gran parte a que era imposible que nuestro sistema solar tuviera cientos (e incluso miles) de planetas (pregúnteles a sus estudiantes porqué no)

Eros
Ida
Gaspra Ceres
Asteroides (izq. A derecha) Eros, Ida (con su satélite Dactilo), y Gaspar: todos han sido fotografiados por naves espaciales y ninguno de ellos es redondo. Ceres (a la extrema derecha) es el asteroide más grande y es redondo.

Además, ninguno, salvo el asteroide más grande, es siquiera redondo: simplemente parecen rocas (hay que admitir que algunos son rocas extremadamente grandes). Esto se debe a que los planetas son redondos debido al hecho de que su auto-gravedad es lo suficientemente fuerte para anular cualquier fuerza material: el objeto debe adoptar su forma más eficiente (una esfera). Ceres se encuentra levemente por encima de este límite (por lo que adopta una forma redonda), mientras que la mayoría de los asteroides no son lo suficientemente macizos. Los cometas (que también cumplen con nuestra definición) se parecen a asteroides de hielo. Los cometas tienden a no tener orbita como los planetas; sus trayectorias no son circulares, pueden pasar por encima de varias orbitas de planetas y frecuentemente tienen planos orbitales que se encuentran lejos del plano del sistema solar (la eclíptica)

Plutón (al igual que Ceres) fue encontrado como resultado de una búsqueda deliberada. Era el mismo tipo de búsqueda que reveló la existencia de Neptuno. Esta búsqueda descansó en la observación de que un planeta exterior tenía bamboleos en su orbita que aparentemente fueron causados por un cuerpo más allá no descubierto. Los cuidadosos cálculos de los bamboleos de Uranio habían dado indicios directos para ubicar a Neptuno. Ahora parecía que Neptuno también estaba bamboleando y se calculó la ubicación de Plutón. Este calculo fue muy aproximado y Tombaugh (bajo la dirección de Lowell) tuvo que revisar una gran área antes de encontrarlo. Ahora sabemos que Plutón es demasiado pequeño para provocar algún bamboleo en Neptuno (no eran genuinos), y el descubrimiento de Plutón es más análogo al de Ceres que al de Neptuno. Tal como Ceres, Plutón es sorprendentemente pequeño en comparación con los otros planetas, y además resultó ser mucho más pequeño de lo que se había pensado en un principio. De hecho, es poco más grande que Ceres y más pequeño que muchas de las lunas más grandes. Su orbita también se parece al de un cometa (tal como su composición) ya que su trayectoria no es ni circular ni en la elíptica. Sin embargo, fue aceptado como el noveno planeta durante décadas.

Las quejas empezaron, tal como había ocurrido con Ceres anteriormente, cuando otros objetos empezaron a mostrarse en orbitas muy similares a Plutón. Todos estos son parte del Cinturón de Kuiper: lo que queda del disco exterior que originalmente formó el sistema solar. Se ha predicho su presencia, pero, ya que los Objetos del Cinturón de Kuiper son pequeños y se encuentran a distancias mucho mayores que los asteroides, hubo un vació de seis décadas en vez de dos años entre el descubrimiento del ejemplar más grande y los más pequeños. Sin embargo, ahora conocemos más de 100 de estos Objetos y el segundo en tamaño es más que la mitad del tamaño de Plutón. Es bien posible que encontraremos un Objeto más grande en el futuro cercano. Una gran cantidad de astrónomos sostiene que si no vamos a llamar a Ceres un planeta, entonces tampoco deberíamos llamar Plutón como tal. La única verdadera diferencia entre ellos es que Plutón ha tenido un periodo de gracia mucho más largo antes de que se encontraran sus compañeros orbitales. Como alternativa deberíamos devolverle la categoría de planeta a Ceres. Todo el mundo está de acuerdo en que no deberíamos llamar planetas a todos los objetos que orbitan el Sol lo que nos permite un modo razonable para excluir objetos que son "demasiado pequeños" (o con masa demasiado reducida). Tal como ocurre con Godzilla, el tamaño importa, pero ¿dónde ponemos el punto final? Sería la "redondez" un buen criterio? (Para saber más acerca de estos Objetos, visite este sitio: http://www.ifa.hawaii.edu/faculty/jewitt/kb.html)

Trans-Neptunian Objects

<< previous page | | 1 | 2 | 3 | 4 | next page >>

back to Teachers' Newsletter Main Page